06 septiembre 2010

mesianismos eficaces: ARCADE FIRE en MTV Live (Monte do Gozo)

En el principio estaban Echo and the Bunnymen, y luego vino en indie rock. Puede sonar exagerado, pero desde el toque sombrío de los Jesus and Mary Chain menos ruidistas hasta la pose distante de mucha banda indie, pasando por cierta épica vocal no exenta de melancolía, en la música del veterano grupo británico se encuentran las raíces de mucho de lo que luego vino.Apenas llegué para ver un par de canciones de la banda (de los anteriores, The Temper Tramp y Cornelius 1960 no busquen aquí: no los ví), pero fue suficiente para percibir el buen estado vocal de Ian McCulloch, su presencia escénica y las posibilidades de un live que, quizá, haya sido lo mejor de este festival si se sabe contemplar sin mitomanías de fan adolescente.
Y lo digo porque allí lo único que importaba al respetable eran, claro, Arcade Fire. Salieron ante un público devotamente entragado, y nos dieron un magnífico concierto muy en la línea de lo qe ya había visto hace años. Energía, entrega, sonido expansivo (guitarras varias, teclados, dos baterías, acordeón, dos violines, zanfoña...), continuo cambio de roles (el guitarra ahora toca la batería, la acordeonista ahora está en el piano...) y actitud festiva. La ejecución de su repertorio fue simplemente pluscuamperfecta, en fin, si bien empañada por cierta actitud mesiánica de su vocalista y guitarra (y pianista ocasional) Win Butler, que entre bajadas al foso para los baños de devotas multitudes, los guiños al canal MTV (retransmitirá el evento en breve) o el tic de enarbolar la guitarra cual bandera, se me antoja pretendiente al club de las "stadium rock" en que habitan Coldplay, U2 o Springsteen. Habrá quien piense que ello es virtud, pero a mí los apóstoles musicales me dan cierta dentera, la verdad.
Mas hay que reconocerlo, el pero no enturbió un brillante show (con vídeos en pantalla y tal), no tanto como una organización y lugar incorrectos: desde el fondo, el viento difumina el sonido. Las pantallas traen retardo entre imagen y sonido... en fin. No fue culpa de un grupo que defendía su tercer y monumental disco, y lo hicieron con entrega y talento. Que igual en unos meses (o años) nos cargan demasiado con brazos en cruz, peticiones de mecheritos y coros uooo uooo a gogo. Hoy, ayer, todavía supieron moverse en tales coordenadas sin pasarse de la raya.

2 comentarios:

toni bascoy dijo...

O sea, los nuevos U2... qué pena

Octavio B. (señor punch) dijo...

no, aún no, Toni. pero como se les vaya de las manos...